Colombia arrancó el partido muy nublado. Tanto que al minuto 3 ya recibía el primer tanto en contra, un preciso pase que aprovechó Fredy Roca para darle ilusión a su equipo.

Muy mal tomó el equipo de Orlando Restrepo esa anotación tan madrugadora y antes que pudiera reaccionar recibió el segundo: un balón que pierden los colombianos en ataque termina en los pies de Melgar, quien, de espaldas a la portería, define de taquito. Una joya, sin duda.

El problema es que ante esa belleza tampoco hubo reacción. La ‘tricolor’ no supo encontrar sociedades y fue un mar de imprecisión en la entrega –los nervios, que también juegan-.

Así se fueron los equipos, con una Colombia desconcertada que necesitaba más la pausa que Bolivia. Al regreso, Campaz reemplazó a Martínez y Colombia ganó, sin duda, claridad en el ataque. Sin embargo, faltaba otra perla en el collar de errores de los nacionales: una pelota que se pierde en el medio acaba en el área de Kevin Mier y Roca marca su segundo de la tarde. Minuto 66 y el marcador 3-0 en contra no daba espacio a la ilusión.

Por suerte los chicos despertaron en los últimos 15 minutos: al 76 un pase de Campaz terminó en el gol del descuento de Luis Miguel López y al 79 el propio Campaz logró el 3-2.

El líder del grupo A del Suramericano Sub 17 recuperó la memoria pero le faltó tiempo para la lograr la igualdad. Aún así, evitó la goleada y terminó, definitivamente, mejor que Bolivia.

Fuente: Fútbol